domingo, 30 de agosto de 2009

Peligro número 10. Olvidar el propósito.

En ningún otro libro histórico encontramos tantas y tan valiosas afirmaciones sobre el propósito de Dios para el hombre como en la Biblia. Por ejemplo :

  • El hombre es el objetivo de Dios en la creación. (Génesis 1 :27-28)
  • El hombre es el objetivo del plan de salvación que Dios ha hecho. (Isaias 53 :5)
  • El hombre es el objetivo de la misión del Hijo de Dios. (1 Juan 4 :9)
  • Nosotros somos el objetivo de la herencia de Dios. (Tito 3 :7)
  • El cielo es nuestro destino. (1 Pedro 1.4)


La idea de propósito es repudiada por los evolucionistas. Las adaptaciones evolutivas no persiguen un propósito, por lo tanto no pueden ser entendidas como si tuvieran un objetivo. Por lo tanto, una creencia como la evolución teísta, que intenta armonizar propósito con no-propósito, es una contradicción.

CONCLUSIÓN
Las doctrinas de creación y evolución son tan fuertemente divergentes que la reconciliación es totalmente imposible. Los que creen en la evolución teísta intentan integrar las dos doctrinas, sin embargo esa fusión reduce el mensaje de la Biblia a un mensaje insignificante.
La conclusión es inevitable : No hay ninguna base en la Biblia para sostener la evolución teísta.

Templateify

Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error sit voluptatem accusantium doloremque laudantium, totam rem aperiam, eaque ipsa quae abtore veritatis et quasi architecto beatae vitae dicta sunt explicabo. Nemo enim ipsam voluptatem quia voluptas sit aspernatur aut odit aut fugit

1 guerreros dijeron.

  1. Diego says:

    Excelente conclusión.

    que estes muy bien, bendiciones

    Au revoir & Adio.